En mi humilde opinión, el Dodge Charger es un auto que no es para todo el mundo, ya que no es exactamente un automóvil sensato para conductores sensatos. En cambio, es para los conductores que aman la adrenalina y desafían la velocidad con un motor V8, que ruge en cada esquina con un sonido de un auto de carrera de NASCAR.

Para el 2018, el Dodge Charger cambia el nombre de algunos niveles de equipamiento y mezcla algunas características estándar. Los modelos con tracción en las cuatro ruedas ahora se llaman GT, y el modelo base es ahora el SXT que viene con una pantalla táctil de 7 pulgadas con Apple CarPlay y Android Auto. La cámara de visión trasera y los sensores de estacionamiento traseros son estándar en todos los modelos. Los embellecedores SRT Hellcat presentan un nuevo diseño de rejilla y nuevos acabados de rines y de pinza de freno.

Entrando a los niveles de equipamiento, El Dodge Charger sigue siendo un sedán de cuatro puertas disponible en casi una docena de niveles de equipamiento: SXT, SXT Plus, GT, GT Plus, R / T, Daytona, R / T Scat Pack, Daytona 392, SRT 392 y SRT Hellcat. Los ajustes SXT y GT vienen con el motor V6 de 3.6 litros (292 hp, 260 libras de torsión), mientras que los otros modelos vienen con motores V8 cada vez más potentes que culminan en el Hellcat de 707 caballos de fuerza, llegando hacer una de los más rápidos de la industria. La tracción trasera es estándar, y la tracción total está disponible en los embellecedores GT.

Por obvias razones no podre describir todos los niveles por lo que hablare del modelo básico el SXT y de  mi modelo de prueba que fue el SRT Hellcat.

El SXT, comienza con un motor V6) combinado con una transmisión automática de ocho velocidades. A partir de ahí, las características estándar incluyen llantas deportivas y rines de 17 pulgadas, entrada y encendido sin llave, cámara de vista trasera, sensores de parqueo traseros, un asiento del conductor ajustable eléctrico, un asiento trasero plegable dividido en 60/40, sistema de información y entretenimiento Dodge’s Uconnect con una pantalla táctil de 7 pulgada, Bluetooth, controles de voz, puertos USB duales, integración de Apple CarPlay y Android Auto para teléfonos inteligentes, y un sistema de sonido de seis altavoces con radio satelital. Un paquete Blacktop opcional agrega llantas de 20 pulgadas, una suspensión deportiva, un alerón trasero y elementos de diseño opacados.

La actualización al SXT Plus, agrega ruedas de 18 pulgadas, faros antiniebla LED, espejos con calefacción, climatizador automático de doble zona, asientos deportivos con calefacción, tapicería de tela mejorada, espejo retrovisor con atenuación automática, Uconnect con pantalla táctil de 8.4 pulgadas, radio HD y un sistema de sonido mejorado de seis bocinas.

Hay varias opciones y paquetes independientes para el SXT Plus, comenzando con el Super Track Pak que aumenta la potencia del motor a (300 caballos de fuerza, 264 libras de torsión) y agrega muchas de las características de mejora del rendimiento disponibles hasta llegar al límite del V8.

El SRT Hellcat, toma las características del SRT 392 y agrega un V8 sobrealimentado más potente con (707 caballos de fuerza y 650 libras de torsión), ajustes actualizados de la dirección y la suspensión. Un sistema de sonido Harman Kardon de 19 bocinas es opcional en ciertos ajustes de Charger. Su ahorro de combustible de 16 mpg combinado, 13 mpg en la ciudad y 22 mpg en carretera.

Su valor en el mercado comienza en los $28,995 y puede llegar a los $75,165