Pocas veces puedo encontrar en una SUV de tamaño mediano que pueda maximizar efectivamente su estabilidad,  poder y aceleración que apropósito, se encuentra en otro mundo comparándola con la respuesta de los crossovers típicos que estamos acostumbrados a ver en las calles.

Tal como lo dije, hacer que un crossover de cuerpo más grande se mueva como un sedán deportivo de alta gama no es tarea fácil, y hacerlo requiere una gran ayuda de la tecnología. La versión 2020 obtiene aún más ayuda con una suspensión estándar de aire, amortiguación adaptativa y tracción total 4Matic para todo terreno.

Me refiero a la salida del nuevo Mercedes GLC 63 biturbo con un motor V8 de 4.0 litros hecho a mano, que genera 469 caballos de fuerza a 5,500 rpm y 479 lb-ft de torque. El único otro V8 encontrado en un crossover compacto está en el Jaguar F-Pace SVR, que obtiene 550 caballos y 502 lb-ft de su V8 ​​sobrealimentado. El GLC 63 AMG, tiene un tiempo estimado de 0 a 60 mph en 3.8 segundos para el modelo estándar GLC 63 y 3.6 para el GLC 63 S Coupe. El S Coupe también tiene una velocidad máxima de 174 mph, en comparación con 155 mph para los modelos que no son S. El ahorro de combustible no está disponible  todavía.

Entramos en su interior con un estilo muy deportivo pero que no compromete el lujo clásico de Mercedes. Hablando de la comodidad de sus pasajeros, encontramos que el espacio para la cabeza en las sillas traseras no es la mejor al igual que la bodega de carga que tiene menos espacio y la visibilidad en general es reducida.

La tecnología del 2020 GLC 63 recibe las mismas actualizaciones que el resto de la línea de GLC, y la más importante es la nueva interfaz de info entretenimiento MBUX. La pantalla central ahora mide 10.25 pulgadas, puede mostrar hasta tres funciones a la vez y utiliza inteligencia artificial para responder a las preguntas de voz precedidas por «Hola, Mercedes». El sistema también puede responder a ciertos gestos cuando se opta por el Asistente interior MBUX. El sistema de navegación ahora puede colocar superposiciones de flechas direccionales en una alimentación desde la cámara frontal, una innovación útil. También hay un nuevo grupo de instrumentos digitales estándar. Y el nuevo volante incluye mini paneles táctiles que responden a toques verticales y horizontales.

Su nuevo estilo exterior me sorprendió, desde su notable rejilla frontal que se ensancha hacia la parte inferior, y que se llena con un conjunto de barras verticales.  Las extensiones de arco a los lados de las molduras de las ruedas, lo hacen ver más robusto e imponente. Los parachoques traseros y las ruedas de 21 pulgadas, distinguen aún más el toque AMG de los GLC.

El valor en el mercado comienza en los $74,745 .