10 trucos para negociar un carro

Tener un auto nuevo es una experiencia estimulante, pero el proceso de negociar un carro puede equivaler a ir al dentista, en realidad es un dolor de cabeza. Por eso hoy traigo 10 trucos simples para hacer que el proceso de negociar un carro sea mucho más fácil.

Mejor la experiencia de negociar un carro comienza por la preparación. Saber qué deseas comprar, cómo financiar tu compra y cómo evitar las trampas comunes, protegerá tanto tu billetera como tu cordura.

Te aconsejo que antes de ir a hablar con un vendedor, leas las siguientes páginas para saber cómo negociar un carro: qué se puede negociar, cuándo comprar y cómo obtener un gran acuerdo sobre el financiamiento.

1. El conocimiento es poder

Pensar y conocimiento

Nunca antes había sido posible tener tanta información sobre precios, características y opiniones de los automóviles, así como de su financiamiento, como se puedo hoy en día. Ahora es posible obtener información sobre cada fase del proceso de compra utilizando internet.

Hay herramientas de clasificación de automóviles nuevos y de automóviles usados que ​​te mostrarán las ventajas y desventajas de casi todos los automóviles, camionetas, SUV y Minivan del mercado. 

Negociar un carro sin saber qué se ajusta a tu presupuesto es una idea horrible. Otra herramienta que te puede funcionar es creditkarma.com, para conocer tu puntaje de crédito y también te ayudará a determinar cuánto debes pagar por el financiamiento.

Si está buscando un automóvil usado, y quieres conocer sobre su historia, hay herramientas como carfax.com que te mostrarán todo el pasado del autos de tus sueños. 

2. ¡Recuerda! Existen muchos distribuidores

autos blancos

Lo peor que puedes hacer es comprar o cotizar en un solo concesionario de automóviles. Al comprar en varios concesionarios, incluidos aquellos que no quedan cerca de tu casa, aumentarás las probabilidades de obtener un buen trato.

Te recomiendo chatear en línea con el departamento de ventas de algunos concesionarios, así no tendrás que moverte de casa y realizar muchas negociaciones desde donde sea. Asegúrate de buscar en concesionarios donde el carro que estás considerando negociar podría no ser muy popular. 

Incluso si estás enamorado de un modelo que solo se encuentra en una ubicación, es una buena idea buscar el mismo modelo en otros concesionarios. Con frecuencia se intercambian vehículos entre sí, por lo que puedes obtener ofertas de múltiples concesionarios sobre el mismo carro.

3. No te concentres en el pago

tarjeta de crédito, pago, computador

Los dealers harán casi cualquier cosa para mantenerte enfocado en el pago mensual. Es más fácil hacerte creer que tienes un trato cuando sólo estás mirando un número, que cuando estás mirando el precio del carro y el costo total de la compra, sin olvidarnos de la financiación.

Para encontrar el costo total del automóvil, usa la calculadora de tu teléfono y multiplica el pago mensual por la cantidad de meses en el préstamo de carro. Luego, agrega todo lo que estás pagando al momento de la compra, incluidos complementos, impuestos y tarifas. El total será el costo real de tu carro.

4. Conozca las ofertas

Marrano, cerdito, ahora, offers, deals

Los fabricantes de automóviles anuncian ofertas de los autos nuevos y usados ​​para mantener el ritmo de venta.

Existe varios tipos de ofertas: 

  • De devolución de efectivo no son realmente montones de dinero que el vendedor te devuelve cuando sales por la puerta. Son descuentos en el precio que paga por el automóvil. 
  • De financiación reducen la tasa de interés que pagas sobre tu financiación a un número por debajo de las tasas de mercado. 
  • De cero por ciento, son las mejores, son las que reducen tus pagos de intereses a nada. 
  • De automóviles usados ​​generalmente solo se ofrecen en automóviles usados ​​certificados y reducen la tasa de interés por debajo de las tasas del mercado.

En algunos casos, encontrarás una combinación de bajo interés y devolución de efectivo.

Para tener en cuenta: La mayoría de las ofertas de automóviles solo se ofrecen a consumidores con puntajes de crédito de primer nivel. Algunas ofertas solo están disponibles para grupos específicos, como veteranos, miembros de AAA o miembros de AARP.

5. Piensa en métodos de financiación antes de ir

Financing, cars, carros, dinero, money, autos, carro, financiación

Los compradores inteligentes nunca se acercan a un concesionario de automóviles sin tener una oferta de financiamiento preaprobada de un banco, cooperativa de crédito u otro prestamista. Sin una oferta preaprobada, el dealer del concesionario no tendrá ningún incentivo para tratar de encontrarle una mejor oferta de financiamiento. 

Antes de aceptar cualquier acuerdo de financiación, asegúrate de conocer todos los términos, no sólo la tasa de interés, sino también la duración del préstamo, si tiene multas por pago anticipado y cualquier tarifa que se cobre por el prestamista. Comenzar tu búsqueda de financiamiento temprano también puede ayudarte a descubrir si tienes alguna falla en tu crédito que se interpondrá en el camino de negociar un carro. 

Los clientes sin crédito casi perfecto, probablemente no califiquen para las mejores ofertas de financiamiento de automóviles.

6. Separar el intercambio

negociación, carros, dinero

Cuando vas a negociar un carro separa el intercambio, incluso si esto significa que lo vendas tú mismo o que lo cotices con varios distribuidores. Permitir al concesionario poner el valor del automóvil que vas a intercambiar es una receta para la confusión que siempre daña la billetera.

Es demasiado fácil para un dealer mostrarte un excelente precio por un auto nuevo si puede reducir la cantidad que está dispuesto a darle por tu auto viejo. Por el contrario, si le dan mucho por su intercambio, es probable que vea un precio más alto en el automóvil que está comprando. Al separar las dos transacciones, los clientes pueden trabajar para obtener el mejor precio en cada componente.

Negociar un carro por tu cuenta tiene sus propias trampas, aunque una venta privada generalmente te brindará el precio más alto.

7. Recuerda que es una transacción comercial

cerebro, corazón

La compra de un carro puede ser una montaña rusa emocional, por las siguientes razones:

  • Probablemente tengas algún apego emocional al carro que estás considerando. 
  • Te preocupes mucho por el estrés que genera un proceso de negociación. 

Es mejor recordar que simplemente es una transacción comercial y que cualquier emoción se puede arruinar un buen negocio.

Recuerda que estás tratando de obtener un excelente precio y el concesionario está tratando de maximizar sus ganancias. No hay nada de malo en ninguna de las posiciones, siempre y cuando ambas partes sean educadas, profesionales y cumplan con los requisitos legales.

Algunos clientes podrían pensar que ser súper rudo y grosero hará que el vendedor tiemble en sus zapatos y le brinde una gran oferta, el resultado real probablemente será diferente. Es mucho más fácil querer “tumbar” a ese tipo de cliente, que a un cliente agradable y conocedor.

La información, la capacidad de recuperación y la voluntad de alejarse son las mejores herramientas cuando vas a negociar un carro.

8. El tiempo lo es todo

tiempo, reloj, rojo

Como la mayoría de las empresas, los concesionarios de automóviles y los vendedores tienen objetivos de ventas con bonos y comisiones basados ​​en alcanzar números de ventas específicos. Si vas a negociar un carro hacia el final del período de cierre de ventas, es posible que obtengas una gran oferta.

Eso significa el final del mes, trimestre o año, en la mayoría de los casos. Sin embargo, esta estrategia solo funciona si el concesionario o el vendedor no ha alcanzado sus objetivos.

La vieja táctica de aparecer justo antes de la hora de cierre te ofrece una gran oferta porque te ofrecerán cualquier cosa para que puedan cerrar es casi una leyenda urbana. Un vendedor motivado puede estar dispuesto a regatear toda la noche, mientras que alguien más le dirá que es hora de cerrar y lo acompañará hasta la puerta. Sin embargo, probablemente no perderán dinero solo para sacarte.

9. Negocie el precio primero

tiempo, dinero

Como comprador, tu objetivo principal es negociar el precio más bajo posible. Aunque es probable que el vendedor quiera mezclar tu intercambio y financiamiento en la ecuación, tu enfoque siempre será el precio que pagará por el automóvil.

El concesionario espera una cierta cantidad de ganancias, por lo que tu oferta de apertura no debería ser demasiado insultante. El precio final estará en algún lugar entre el costo del concesionario y la etiqueta de la ventana del fabricante. Cualquier contraoferta debe permanecer en ese rango. Asegúrate de que el precio que obtenga incluya las ofertas y descuentos de automóviles aplicables.

También es bueno saber lo que puedes y no puedes negociar. Es probable que no puedas negociar el cargo de destino o las tarifas de licencia y título, pero las tarifas de publicidad, tarifas de documentación y otros costos varios están abiertos a negociación. No debes pagar por nada que se agregue al automóvil en el concesionario si no lo deseas o no estás de acuerdo. Eso incluye grabado de ventanas o nitrógeno en los neumáticos.

10. Prepárate para alejarte 

botón, ok

La mejor manera de obtener un buen precio en un auto nuevo o usado es alejarte de uno malo. Es tu mejor herramienta de negociación, aunque muy pocos tengan la voluntad de usarla por temor a la vergüenza, la intimidación o la pérdida de tiempo que han invertido. Cuando te levantes con cortesía y te vayas, asegúrate de dejar atrás tu número. A veces, mágicamente podrán encontrar un poco más de espacio para negociar, especialmente si están cerca de fin de mes o si estás muy cerca de un acuerdo.

 


Si después de todos estos trucos, decides ahorrarte dolores de cabeza, te invito a que me escribas para conocer mis servicios de car broker, donde el proceso de negociar un carro se simplifica en tres pasos:

  1. Dime qué quieres?
  2. Dime cuál es tu presupuesto? 
  3. Recibe el auto en tu casa.