Volkswagen ha anunciado lo que será posiblemente su plan más ambicioso en los próximos 15 años. Se trata de la gigantesca inversión de más de 24.000 millones de dólares para la producción de vehículos eléctricos, de forma que el año 2030 todos sus modelos que son 300, tengan una versión “cero emisiones”, al igual que Mercedes-Benz. Sí, esta confirmación no hace más que sumarse a una lista cada vez más larga de fabricantes que hacen la misma promesa, pero teniendo en cuenta el escándalo en el que VW se vio envuelta hace un tiempo, no es de extrañar que haya decidido invertir tanto dinero.

Los planes de la alemana pasan por un primer escalón en 2025, cuando se compromete a tener en circulación 80 nuevos vehículos eléctricos repartidos entre sus diferentes marcas, para después dar el salto grande cinco años después.

Como decimos, no es el primer fabricante en comprometerse con el medio ambiente. Otras casas como Volvo o Aston Martin han hecho lo propio recientemente, estableciendo el compromiso de abandonar los vehículos “solo gasolina” en la próxima década. Volkswagen tiene por tanto una razón de carácter competitivo para meterse de lleno en el mundillo EV, por no hablar de las prohibiciones que algunos países (Francia, Reino Unido y China) ya están poniendo sobre la mesa a la hora de hablar del uso vehículos con combustibles fósiles en el futuro.

Volkwagen además se comprometió a invertir más en infraestructura de vehículos eléctricos tras cerrar el acuerdo del caso del #dieselgate -por el que pagó por cierto 15 mil millones de dólares-, y ya en abril soltó 300 millones de dólares para la construcción de estaciones de carga y robots que se encarguen de conectar tu vehículo por ti. A este paso no nos extrañaría que efectivamente tenga los deberes hechos en el 2030.

Fuente, Yahoo Finanzas.