Para el 2018, Jetta recibe solo cambios menores entre ellos, dos niveles de equipamiento adicionales (Wolfsburg Edition y SE Sport), pero el ajuste GLI pierde la opción de transmisión manual. Las alteraciones cosméticas también son moderadas, con varios diseños de ruedas nuevas y varios adornos que reciben una nueva rejilla cromada.  También hay que destacar que la empresa se está enfocando más en el tamaño de sus vehículos, tanto en su diseño exterior como interior y está descuidando un poco la parte tecnológica. Ya usted tendrá la última palabra en escoger lo que sería más importante de acuerdo a sus necesidades.

El 2018 Jetta está disponible en seis niveles de equipamiento: S, Wolfsburg Edition, SE, SE Sport, SEL y GLI. Todos los Jetta son sedanes de cuatro puertas con capacidad para cinco ocupantes, y todos se ofrecen exclusivamente con tracción delantera. Los niveles de equipamiento se diferencian principalmente por el motor y el contenido de características.

El rango más alto de GLI es el más atractivo de todos los ajustes del Jetta, inclusive  para aquellos compradores que su prioridad esta en el rendimiento. Pero recomendamos que echen un vistazo al SE Sport, que alcanza el punto óptimo entre rendimiento, comodidad y valor. Su motor también tiene más empuje que el modelo base Jetta, y tiene un complemento sólido de comodidades estándar.

Algunas características del modelo base S son, su tapicería de tela, asientos manuales, rines de 16 pulgadas, espejos laterales con calefacción, asiento del conductor ajustable en altura, volante inclinable y telescópico, asientos traseros divididos en 60/40, cámara de vista trasera ​​y un sistema de sonido con cuatro parlantes que conectan a una interfaz de pantalla táctil de 5 pulgadas, un reproductor de CD, un puerto USB y un conector auxiliar de audio.

Un motor de 1.4 litros turboalimentado de cuatro cilindros  que genera 150 caballos de fuerza y 184 libras de torsión, es el único motor disponible en los modelos S, Wolfsburg Edition y SE. Los tres estilos tienen una transmisión manual estándar de cinco velocidades o una transmisión automática opcional de seis velocidades. El ahorro de combustible aproximado es de 33 mpg combinado, 28 mpg en la ciudad y 40 mpg en carretera.

Los modelos SE agregan algunas cosas, incluyendo un techo corredizo, espejos de colores y ventana cromada, monitoreo de punto ciego, encendido y entrada sin llave, un volante forrado en cuero, una pantalla táctil de 6.3 pulgadas, y Apple CarPlay y Android Auto integración de teléfonos inteligentes.

El SE Sport, es como un SE pero con más potencia. Los modelos SE Sport vienen con un motor de cuatro cilindros turboalimentado de 1.8 litros con 170 caballos de fuerza y 184 libras de torsión acompañado de una transmisión automática de seis velocidades.

Con el ajuste GLI es donde las cosas se ponen interesantes. Se trata de un motor turboalimentado de 2.0 litros y cuatro cilindros,  210 caballos de fuerza y 207 libras de torsión con una transmisión automática de seis velocidades y doble embrague, frenos más grandes, llantas de 18 pulgadas y exclusivos adornos para el exterior  y la cabina. El equipamiento estándar incluye asientos deportivos, un volante único con paletas de cambio, alertas de estacionamiento y un espejo con autodestrucción. Sin embargo, las dos eliminaciones notables son el control de velocidad constante adaptativo y la advertencia de colisión frontal con frenado automático de emergencia.

Finalmente considero que el Jetta imparte una sensación de solidez al pasar por baches y ondulaciones, acompañado de un manejo firme en las curvas, como todo un sedan Alemán.

Su valor en el mercado comienza en los $18,645 y el SE, que fue el modelo de prueba está en $22,095.