Hace pocos meses tuve la oportunidad de probar el Canyon del 2017 y tal como lo dije en esa oportunidad me dejo sorprendido por su tamaño compacto y saber que de igual forma seguía obteniendo todas las características de una camioneta tamaño normal.

Para este año el 2018 sigue manteniendo parte de sus atributos, más algunos cuantos que mencionaré a continuación.  Comenzamos con las guías de asistencia de remolque que se han agregado a la cámara de vista trasera, estas son opcionales en el nivel de equipamiento Base y SLE pero estándar en la serie de  ajustes SLT y Denali. Además, la pantalla central estándar de 4.2 pulgadas ha sido reemplazada por la pantalla opcional de 7 pulgadas del año pasado que viene con conectividad Bluetooth y controles de voz.

Observando los niveles de acabado el SLE es uno de mis favoritos para el 2018 GMC Canyon. A pesar que los modelos SLT y Denali obtienen más capacidad de lujo, el SLE tiene un mejor valor y está disponible con casi el mismo equipamiento. El SLE ofrece materiales mejorados en su interior y una versión mejorada de pantalla táctil de 8 pulgadas de la interfaz de información y entretenimiento de IntelliLink, conectividad para teléfonos inteligentes y un punto de acceso Wi-Fi 4G LTE. Los paquetes todoterreno, de seguridad y de conveniencia también están disponibles si así lo desea el cliente.

Este modelo de prueba ofrecía un motor poco potente, pero muy económico con un 4 cilindros 2.8 litros Duramax Turbo y una transmisión de 6 velocidades automáticas.

El ahorro de combustible promedio es de 23 mpg combinado, 20 mpg en la ciudad y 28 mpg en carretera. Su valor en el mercado comienza en los $21.100

El resto de las especificaciones son iguales a la del año pasado y las pueden encontrar en mi página web.

11

2018-GMC-Canyon-rear